sábado, septiembre 08, 2007

Conciencias

“Tras largos días y largas noches pasados en la habitación de Yag bajo el efecto de la cocaína, empecé a pensar que lo más importante para el hombre no son los acontecimientos que rodean su vida, sino el reflejo de éstos en su conciencia. Los acontecimientos pueden cambiar, pero mientras ese cambio no se refleje en su conciencia, la transformación es nula, absolutamente insignificante. Así, por ejemplo, un hombre que se enorgullece de su fortuna, sigue sintiéndose rico mientras no sabe que el banco en el que conserva su capital ha quebrado. Así, un hombre que tiene un hijo, no deja de sentirse padre hasta que se entera de que el niño ha sido atropellado y está ya muerto. De ese modo, el hombre vive no los acontecimientos del mundo exterior, sino el reflejo de éstos en su propia conciencia.”


Novela con cocaína, M. Aguéev

Curiosa e interesante reflexión. La llevaría más allá. Pero eso será en otra actualización.


2 comentarios:

raul dijo...

Hombre, me suelen gustar mucho los pensadores que pones y normalmente cuando leo sus textos me llaman mucho la atención, pero para llegar a esa conclusión, no hace falta estar largos días y largas noches enconcao... hasta mi abuela sabe que "corazón que no ve, corazón que no siente", jeje.

Pero estoy contigo; más que esta reflexión en sí, son más interesantes las diferentes lecturas que tiene este hecho. Así que ya vas actualizando, a ver qué piensas y poder conversar con una pipa y mi gorra de pensar.

Aleee!

kornikabrosalvaje dijo...

una pipa? yo prefiero una bolsa, de esas del piponazo, que pone en la bolsa ¡QUÉ PEDAZO DE PIPA!!!