miércoles, septiembre 19, 2007

Bendecida

Si la primera mirada es la que vale,
-esto ya lo enseñan las madres-
recuperaré la cordura,
hacia una fosa común
cosidos a preguntas.

Agrio es el sabor de la noche en abandono,
será el día que inice el retorno.
Me estorba la memoria,
los sentidos me distraen
y se equivocan.

En las aguas de la certeza,
nos hicimos la promesa
de los lagos de pokara.
"Y el perfume que emane del sexo
se fundirá en nuevo grito".

Nunca he confiado en los labios muy finos,
de ellos huyo como un fugitivo.
Y amansas el oleaje
que rompe contra mis venas,
purificas el aire.

En las aguas de la certeza,
nos hicimos la promesa
de los lagos de pokara.
"Y el perfume que emane del sexo
se fundirá en nuevo grito".

De las brasas de una constelación
al mundo perecedero.
Bendecida fue la causa de mi fortuna.
Y de la tierra perdida en la infancia,
al mundo perecedero.
Bendecida fue la causa de mi fortuna.

Algo que no me han consentido,
y que ahora busco entre tus huesos.
Algo, que desde tan lejos,
creí que no era, creí que no era mi
estilo.

Cuando abandones tus sueños,
sabrás que has muerto
y los gusanos siempre están ambrientos.
Oriente no cree en el sarcasmo
que antaño nos gobernó.
Soy el león domado.

En las aguas de la certeza,
nos hicimos la promesa
de los lago de pokara.
"Y el perfume que emane del sexo
se fundirá en nuevo grito".

De las brasas de una constelación
al mundo perecedero.
Bendecida fue la causa de mi fortuna.
Y de la tierra perdida en la infancia,
al mundo perecedero.
Bendecida fue la causa de mi fortuna.

Algo que no me han consentido,
y que ahora busco entre tus huesos.
Algo, que desde tan lejos,
creí que no era, creí que no era mi
estilo.



Pués nada más. Los conciertos están ya tan cerca que todo me huele a Héroes del Silencio. Y que mejor forma de recordarlo que con la que, para mi, es su mejor canción. Además, en el momento actual, tiene hasta un significado más especial si cabe.

Para el que le interese y no lo sepa (que seréis pocos), esta es la primera parte de la trilogía de canciones que acaba con la archiconocida "La Chispa Adecuada". Quizá encontréis las referencias en partes de la letra.

Que lo disfrutéis.

sábado, septiembre 08, 2007

Conciencias

“Tras largos días y largas noches pasados en la habitación de Yag bajo el efecto de la cocaína, empecé a pensar que lo más importante para el hombre no son los acontecimientos que rodean su vida, sino el reflejo de éstos en su conciencia. Los acontecimientos pueden cambiar, pero mientras ese cambio no se refleje en su conciencia, la transformación es nula, absolutamente insignificante. Así, por ejemplo, un hombre que se enorgullece de su fortuna, sigue sintiéndose rico mientras no sabe que el banco en el que conserva su capital ha quebrado. Así, un hombre que tiene un hijo, no deja de sentirse padre hasta que se entera de que el niño ha sido atropellado y está ya muerto. De ese modo, el hombre vive no los acontecimientos del mundo exterior, sino el reflejo de éstos en su propia conciencia.”


Novela con cocaína, M. Aguéev

Curiosa e interesante reflexión. La llevaría más allá. Pero eso será en otra actualización.


martes, agosto 14, 2007

Canto

"Hay una razón por la cual actúo así. Vivo con dolor. Un dolor que en los días buenos roza lo intolerable y en los malos me quita hasta las ganas de vivir."

http://youtube.com/watch?v=Ed4TdcenrDE

viernes, julio 20, 2007

!VIVA FRANCO!


¿Os acordáis de las caricaturas de Mahoma? ¿Os acordáis de como los periodistas españoles clamaban justicia y libertad de expresión? Pues acaban de censurar, como todos sabréis, esta portada de El Jueves. ¿Por qué? Porque sale el jodido principito y su puti en una escena "sexualmente explícita".

No quiero comentar lo que me parece porque creo que se ve venir. Pero ver a los "periodistas" en la televisión aplaudiendo la CENSURA de la portada me dan ganas de dinamitar todo el tinglado que tienen montado. En fin, en un país de HIJOS DE LA GRAN PUTA, monárquico, católico y aborregado como el que más, no se puede puede esperar otra cosa. Al próximo que me diga que vivimos en una democrácia y que tengo que votar porque blablablablabla... le parto la cara. Lo juro.

Os dejo la portada para que la podáis ver todos. Hasta que me censuren, claro.

lunes, julio 16, 2007

Desastre

¿Qué tal? Espero que bien. Yo de vacaciones. Así que espero que os emborrachéis mucho esta semana poque si no me voy a aburrir como una ostra. Tenía que actualizar, que ya está bien, y he encontrado un video perfecto. Como todavía ando flipado con el concierto de EL GRUPO QUE TAPPY DESCONOCE (osea, Gamma Ray) en el Rock Stars Festival de Cehegín, me ha dado por ver en Youtube videos de actuaciones y me he encontrado con esta maravilla.

¿Creíais que existen canciones que no pueden sonar mal? Pués aquí os dejo un ejemplo de lo contrario. El mítico "I want out" destrozado por Gamma Ray y Helloween al unísono. De Andi Deris no digo nada porque habla por si sólo y el tema va lento hasta rozar lo temerario. Yo casi me duermo.

¿Lo mejor? Poder ver al tito Kai y al señor Weikath frente a frente destrozando el punteo de la susodicha. Ale, aquí os lo dejo:

Insultadlos, por favor.

jueves, junio 28, 2007

El pensamiento onírico


El pensamiento onírico

Carlo Frabetti

El discreto encanto (el encantamiento discontinuo) de la religión estriba, en buena medida, en su habilidad para inculcar la incoherencia propia de los sueños en las conciencias supuestamente despiertas (de ahí los rituales adormecedores tan frecuentes en todas las religiones: salmodias, melopeas, cánticos monocordes, rezos repetitivos, etc.).

Aunque hoy podamos considerar apresurada su conclusión de que los sueños son realizaciones disfrazadas de deseos reprimidos, algunas de las observaciones de Freud sobre la actividad onírica y su relación con las pulsiones resultaron esclarecedoras, y nociones como la de “fusión de contrarios” parecen especialmente adecuadas para explicar ciertos aspectos de la mentalidad religiosa. Pues la religión no solo toma de los sueños la idea de una vida incorpórea en otro nivel de realidad, sino también su discurso irracional.

En los sueños todo es posible, y en sus dominios las cosas más incompatibles pueden coexistir e incluso llegar a confundirse. En el maleable universo onírico, puedo volar, pasar a través de las paredes, estar simultáneamente en varios lugares o participar en una acción mientras la veo desde fuera, y mi padre puede estar vivo y muerto a la vez o ser al mismo tiempo joven y viejo. Todas las noches pasamos varias horas en el mundo de los sueños, y no es de extrañar que seamos tan sensibles a su discurso “superrealista”. Un discurso que, convenientemente adaptado al mundo de la vigilia, puede convertirse en un eficaz instrumento de dominación. Y eso es precisamente lo que hace la religión, que, a cambio de la incondicional sumisión a sus preceptos, nos promete una vida incorpórea y libre de las ataduras materiales, un dulce “sueño eterno” más allá de la muerte (a la vez que amenaza a los insumisos con una eterna pesadilla). Y una vez aceptado el discurso onírico de la religión, para la mente reblandecida, retrotraída a su nocturno estado de laxitud, nada es inaceptable. Así, un Dios supuestamente justo y misericordioso puede infligir un castigo infinito a un ser de responsabilidad limitada como es el hombre. Y aunque ese Dios sea omnisciente y sepa de antemano todo lo que vamos a hacer, somos libres y plenamente responsables de nuestros actos.

Creer en el infierno, o pensar que la predestinación es compatible con el libre albedrío, no es menos demencial que aceptar un silogismo tan absurdo como: “Todos los números pares son divisibles por dos; ocho es un número par; ocho no es divisible por dos”. ¿Hay que concluir, pues, que los miles de millones de creyentes que hay en el mundo están locos? En tanto que creyentes, sí. Lo que ocurre es que, afortunadamente, hay muy pocos creyentes auténticos (y hay muchos herejes que ni siquiera saben que lo son): la inmensa mayoría son “hombres de poca fe”, como nos recuerdan las propias Escrituras. El pensamiento onírico que subyace a la devoción es un claro ejemplo de “pensamiento discreto”, discontinuo, que sucumbe de forma intermitente al discontinuo encantamiento de la religión (que alterna las proposiciones más razonables con los conjuros más disparatados).

Es probable que solo algunos místicos y visionarios se abandonen de forma permanente a la “sublime locura” del delirio religioso, del mismo modo que solo algunos dementes creen de verdad en la astrología o en la cartomancia. Igual que los tartamudos consiguen hablar a trompicones, la mayoría de los creyentes (de cualquier dogma, no solo de los propiamente religiosos) logran pensar a ratos, pero les cuesta articular un discurso coherente a partir de sus dispersos momentos de lucidez: son “tartatontos”, pensadores discretos, fáciles presas de cualquier ideología, de cualquier ilusión.


A primera vista, puede parecer extraño que el discurso de la religión sea tan palmariamente contradictorio; pero a poco que pensemos en ello nos daremos cuenta de que no podría ser de otra manera. Dios tiene que poseer todas las cualidades imaginables en grado sumo, y por lo tanto ha de ser omnisciente y omnipotente. Pero, a la vez, el hombre ha de ser libre y responsable de sus actos, pues de lo contrario no se le podría premiar ni castigar por ellos. Y si el castigo infligido a los “malos” no fuera eterno, al estar situado en otro plano de realidad y sub specie aeternitatis, su poder disuasorio sería insignificante. Si solo hubiera purgatorio, y no infierno, ¿a quién le detendría la idea de un vago castigo transitorio en el más allá si luego le sucedería una felicidad sin fin? Por otra parte, solo una pena eterna para los “malos” puede saciar la inconfesable (pero fomentada por la propia religión) sed de venganza de los “buenos”, que sufrirían un agravio comparativo si al final todos, justos y pecadores, acabaran juntos en el paraíso. Por eso la misma religión que predica el amor y el perdón amenaza a los pecadores con un castigo infinito y les promete a los justos una infinita venganza. Por eso hay un dogma que dice que Dios sabe de antemano todo lo que vas a hacer y otro que afirma que eres libre de hacerlo o no. Por eso Dios es a la vez infinitamente bueno e infinitamente cruel. Y como solo en los sueños es posible tal fusión de contrarios, la religión tiene que convertirse en un estupefaciente masivo capaz de adormecer la razón de millones de personas. El opio de los pueblos.




Estoy pasando de la más sincera y heterosexual admiración al más apasionado amor. Otro genial artículo. Me resulta increíble que el elevado grado crítico quede expresado de una forma tan coloquial y sencilla. Un aplauso.

lunes, junio 25, 2007

Malas intenciones

Estaba escuchando a Héroes del Silencio (que raro), precisamente la canción que comparte título con este post, y he recordado varias conversaciones que he tenido últimamente sobre los perfectos hijos de puta. Y es que parece un tema recurrente. No sé si lo soy o lo sois, pero últimamente hablo mucho de ello. Y, para qué engañaros, casi siempre me siento más comodo echándome la culpa a mi. Más que nada por la cara de liberación que se os queda al quitaros ese "gran" peso de encima. Los chivos expiatorios siempre han estado muy solicitados.

Que nadie malinterprete. No soy ningún santo ni lo prentendo, pero me resulta curioso ver como somos capaces de agarrarnos a un clavo ardiendo con el fin de limpiar, de forma rápida y certera, cualquier resquicio de nuestra mala conciencia. Quizás sea porque valoramos nuestros propios actos con más importacia de la que tienen. O más bien sea producto de un sesgo de autoensalzamiento. O simplemente somos unos cobardes. Vete tú a saber.

Personalmente, me decanto por pensar que confundimos intenciones. Malas intenciones. Si alguien hace algo mal o algo que está mal, obviamente tiene la culpa, pero sólo es un perfecto hijo de puta si su intención era hacer el mal. El problema viene cuando aplicamos nuestras intenciones a actuaciones ajenas. Ahí, aunque sólo fuese por un momento, yo me pararía a pensar, si mis suposiciones no me han jugado una mala pasada, si no estoy equivocado.

Espero que nadie malinterprete las ¿malas? intenciones de este post, que os veo venir a más de uno.

Atentamete, vuestro chivo.

viernes, mayo 25, 2007

Siempre ha sido así

¡Hola hijos de puta! Después de un largo periodo sin escribir debido a que un aperreo extremo se había hecho dueño de mi cuerpo, he encontrado un artículo digno de compartir con ustedes vosotros. Y es que es una artículo de psicología y sociología, de amor y desamor, de gilipolleces y de verdades como puños.

Como bien sabéis, soy un verdadero Latin Lover. Ordas de titis caen rendidas ante mis espectaculares encantos. Pero no siempre fue así pequeños, a mi también me decían que no. Y me lo dijeron tantas veces que aprendí su modo de actuar y fuí capaz de vencerlo. Así que os voy a enseñar, a través del texto de un iluminado pamplonica, lo que las tías os quieren decir cuando os dicen sus frases típica. Recordad que es pamplinica, pero son verdades aplicable allí, en Alcantarilla, Shanghai, Toronto, Reykjavik o Dodge City. No es un texto de humor, así que tomadlo en serio:

Bueno, pues aquí tenéis la versión Pamplona, donde se dice cómo entender las palabras y gestos de mujeres de AQUÍ. Así os serán más fáciles las negociaciones para interpretar el conflicto que vivimos en estas tierras desde los albores de su civilización.

1. ¿Qué dices, chicoooo? = No me interesas.

2. No te oigo = Te oigo perfectamente, pero no me interesas.

3. No te entiendo nada (haciendo gesto de que la música está muy alta) = Te entiendo perfectamente, pero no me interesas.

4. Eso está muy oido, te lo tenías preparao (poniendo cara de desprecio) = Es lo más creativo y original que me ha dicho un tío en mi vida, pero apenas eres fashion entonces... ¿qué van a pensar mis amigas si te hago caso?

5. Es que... eeeh... mmmm... ejem... ah, sí, eeh, tengo novio = No tengo novio, ni hace poco que lo tuve pero es que como eres tan simpático y tan gracioso me da pena darte calabazas bruscamente.

6. ¡¡Ay!! ¡¡Eres más majicooooooooooooo!! = Lo siento, pero por eso. Eres tan majo que careces completamente de atractivo, jamás me sentiría atraída por un chico como tú... ¡ah!¡Eso sí! Si buscas novia yo te recomiendo encantada a todas mis amigas y hermanas... faltaría más con lo majico que eres, a lo mejor a ellas les gustan los majos y no los figurines.

7. Un vodka-naranja y un Brugal-cola = Pues, mira, como eres el que está al otro lado de la barra, te voy a hacer caso, te voy a sonreir y me voy a mostrar receptiva ante tus fichas... por lo menos aquí, luego en Vaivén, ya veremos.

8. Mi número es 6... = Sí, bueno, dártelo te lo doy pero otra cosa muy distinta es que te responda. Claro que, en caso de hacerlo, lo haré a las horas o a los días, para que te rayes un poco. Nos ha jodido.

9. Es que... eeeeh... no tenía saldo = Ya ves, no sólo no te respondo tu mensaje sino que encima menosprecio tu inteligencia tratando de que te creas semejante gilipollez. Por cierto, ¿sabes ya lo de los reyes magos?

10. Eeeeh... sí, sí que te respondí... ¡no me digas que no te ha llegado! ¡Qué fuerte! = Sé que es curioso que nunca te haya dejado de llegar un mensaje de un tío, y sin embargo, de tías te haya ocurrido un montón de veces pero es que no se me ocurría nada mejor. Por cierto, ¿sabes ya lo de los reyes magos?

11. Sólo he estado con dos chicos en mi vida = Más de dos años, quiero decir, porque de los rolletes pasajeros perdí la cuenta a los 17 años.

12. Andaaaaaaaaa, porfiiiiiiiiiiiiii = En cuanto me concedas lo que te estoy pidiendo te voy a ignorar durante el resto de nuestras vidas a no ser que no me lo concedas porque ya te ha ocurrido muchas veces desde que tenías 14 años.

13. ¡Felices fiestas, guapo! = Aprovecha estos nueve días que son los únicos del año en los que las pamplonudas nos comportamos como personas normales y reaccionamos bien a los piropos y los cumplidos.

14. Yo no le doy importancia al físico = Con lo fácil que es fijarse en tu coche, me voy a estar fijándome en tus ojos...¡no te jjjjode!

15. ¿Qué pasa pueeeeeeeeeees? = Soy navarra pero de la Ribera, así que con un poco de suerte soy medianamente simpática y me puedes cortejar.

16. Hola guapo,¿tienes novia? = Tengo una amiga que es una auténtica ciema, no ha ligado en su vida y necesito enrollarla con alguien antes de que se vuelva anoréxica.¿Me harías ese favor? Andaaaaaaaaaaa, porfiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii...

17. Hola guapo, ¿tienes novia? = Si no es lo del punto16, prepárate porque a mi novio (que es un chunguito, macarra de 2x2) le caes mal y quiere pegarte, pero como no tiene motivos aparentes, estoy calentándote el cipote para que pueda darte de hostias por algún motivo según él razonable. ¿Has visto que encerrona más guapa? Para que luego digáis que las mujeres no pensamos... pues ya ves, no me sé ni la tabla del 7 pero mira...

18. ¡Mira esa, qué golfa! = No nos conformamos con no llevar nosotras minifaldas sino que además llamamos golfas y putas a las que las llevan. ¿Verdad que somos encantadoras?

19. ¡Hombreeeeeeeeeeee! ¿Qué taaaaaaaaaaaaal? = A ti no te estaba diciendo, baboso.

20. Es que los tíos de aquí sois muy cerraos = No, si es que además de todo esto, queremos que seáis abiertos, extrovertidos y lanzaos, pese a que eso os suponga arriesgaros a llevaros una rociada de spray de defensa a los ojos. ¡Para listas y exigentes, las de Pamplona, con dos ovarios!

21. Síííí, hombreeeeee, claro que lo conozcooooo... (se lo dice a una amiga sobre ti cuando ésta os iba a presentar) = No te he saludado en mi vida, es más, miraba hacia otro lado cuando me cruzaba contigo por la calle. Lo que ocurre es que me acabo de enterar por mi amiga que eres amigo de su novio, con lo cual a partir de ahora seré todo simpatía hacia ti.

22. Ese chico tiene mucha labia (Sobre un tío que habla mucho) = Ese tío está buenísimoooo... buff... me pone a 100.

23. Ese chico es un puto chapas (Sobre otro tío que habla mucho) = Qué feo es ese pavo... buff... me da un asco.

24. (Ruborizándose) ¡Uy! Mira ese chico cómo me mira... (sonrojándose) = Ese tío está buenísimoooooo... buff... me pone a 100.

25. (Con cara de desdén) Mira ese baboso, no para de mirarme, ¡qué pesao! ¡Por ffffavoooor = Qué feo es ese pavo... buff... me da un asco.

26. ¿Masturbarme yoooo? = No, si con la de mentiras que puedo llegar a decir a la semana, todavía espero que creáis que hablando de estos temas soy sincera.

27. Buaj, qué asco, quitad esto por favor... = Estoy diciendo que quitéis la porno pero mientras tanto no pierdo detalle de la enculada en primer plano.

28. ¿Nos cobras por separao? = Mientras cenábamos nos hemos contado TOOOODO sobre nuestras intimidades en la cama con nuestros novios. Ahora bien, eso es una cosa, y otra muy distinta es fiarle un cubata a una amiga en plan "estos los pago yo y los siguientes, tú". No, no, de eso nada... de esta víbora no me fío ni un pelo.

29. Chicas, nos vamos de vacaciones al sur? = Venga, vamos a transformarnos una semana y a comportarnos como se comportan las mujeres del resto del mundo, no vaya a ser que se diga por ahí que las de Pamplona somos bordes.

30. El que ha escrito esto es un "muertodehambre" que está resentido porque no se come una mierda = Por favor, ¿me podéis explicar una a una las 30 gracias, que no las pillo?


Que lo difrutéis.

jueves, abril 26, 2007

Maqueta: Bueno, bonito, barato...

Bueno, pués ya está. Después de meses de preparación, ayer llegó el día de entrar al estudio a grabar nuestra maquetilla. Día muy esperado por nosotros y que, a pesar de que tuvo algunos momentos de tensión, al final se salvó con un resultado, en mi opinión, bastante aceptable.

Como todos sabréis, grabamos con el Crea Joven. Esto supone: grabar dos temas en 8 horas. Es un suicidio para cualquier grupo, pero los concursos son así, por lo que no tenemos otra. En parámetros standard teníamos 5 horas de grabación, 2 de mezcla y 1 de masterización. Poco tiempo, pero que tiene que ser suficiente para plasmar todo lo que tengas que plasmar.

La grabación no fue excesivamente bien. Empezamos más o menos a tiempo, pero nos retrasamos una barbaridad. Sobre todo grabando guitarras, que estuvimos 3 horas y media, lo que es una exageración teniendo el cuenta que teníamos 5 horas. Al final estuvimos grabando casi 7 horas, lo que hizo que la mezcla se resintiera bastante (gracias a Dios, Carlos, el chaval que nos grabó, se portó bien con nosotros y se quedó una hora más, con lo que tuvimos 1 hora de mezcla y 1 de masterización, y no 1 para las dos cosas). En cualquier caso, este es un aspecto que trastocó bastante la grabación, ya que fomentó el nerviosismo y hubieron cosas raras por ahí. En el futuro, esperemos que se mejore este aspecto.

Cada uno grabó lo suyo, como es normal, y yo puedo hablar de mis sensaciones. En general me sentí bien grabando, como casi siempre, aunque yo tuve que pagar en parte el retraso acumulado y grabar todas las voces en media hora, lo que hizo que quedasen partes sin retocar lo suficiente y algunos problemillas de volumen. Pero aún así, creo que no he salido muy mal parado del todo y ha quedado una cosa decente con algunos momento bastatne buenos.

Después de grabar mis partes hicimos las mezclas rápidamente y la masterización aún más. Creo que a pesar de que todos pensábamos que nos podría haber salido mejor, conforme íbamos escuchado los temas completos, nos íbamos animando, hasta llegado el punto en el que nos gustaban, y nos gustan, de verdad los temas.

Y ya está. Sólo queda que lo escuchéis, y gracias a Pablo que lo subió y al cual se la copio (xDD), aquí la tenéis:

(Como soy un cenutrio y he sido incapaz de poner el botón directamente en el comentario, o dejo el link. En la página a la que os lleva veréis que pone Räyden y debajo un botón de Play. Pués 1 + 1 = 2. Le dáis al Play y se oye)

Räyden

Räyden - Epílogo (El Color del Silencio)

Música: Tom, Paul y Vicen
Letra: Tom y Vicen
Arreglos: Räyden

Räyden somos:

Vicen: voz y coros
Tomás: Guitarra
Juan: Guitarra
Carlos: Bajo
Pablo: Batería


Espero que os guste. Un saludo.

viernes, abril 20, 2007

El pensamiento insignificante

El pensamiento insignificante

Carlo Frabetti

Quienes ingenuamente creyeron –o tendenciosamente fingieron creer-- que entre Darwin, Marx y Freud lo habían explicado todo, se merecían el vapuleo antidogmático de los mal llamados “postmodernos” (puesto que de “post” tienen muy poco: “tardomodernos” sería más adecuado, o “neodecadentes”). Pero, en su desmedido afán relativizador, los supuestos cazadores de dogmas acabaron mordiéndose la cola y, en última instancia, autodevorándose, como la consabida sentencia “Todas las reglas tienen excepciones” (puesto que dicha afirmación es, obviamente, una regla, también tendrá excepciones y habrá, pues, reglas sin excepciones; por lo tanto, si la afirmación es cierta, entonces es falsa). Si todo es relativo, también lo es el relativismo, luego no todo es relativo...

Una de las más conocidas manifestaciones (o formulaciones) de la Weltanschauung tardomoderna es el “pensamiento débil” propugnado por el filósofo italiano Gianni Vattimo. La fórmula es atractiva y despierta inmediatamente nuestras simpatías, nuestra tendencia a ponernos al lado del débil frente al fuerte, al que, mediante una metonimia casi automática, identificamos con la prepotencia y la agresión. Pero no hay que confundir la fuerza, que es la capacidad para mover o modificar algo, con el abuso de dicha capacidad. De hecho, el pensamiento más “fuerte” en sentido literal (es decir, el más operativo) del que disponemos es el pensamiento científico, que es a la vez el menos impositivo, el menos dogmático; la ciencia no pretende enunciar verdades absolutas y definitivas, sino solo conclusiones provisionales; nos propone modelos parciales continuamente sometidos a revisión, y en ello reside su enorme fuerza transformadora. Nada que ver con las teorías sociopolíticas o psicológicas que pretenden explicarlo todo a partir de unos cuantos principios generales o en función de una fórmula lapidaria (como “la economía es el motor de la Historia” o “la conducta humana está dominada por la libido”), teorías que los tardomodernos y los relativistas culturales han criticado con sobrada razón.

Con razón pero, en general, sin medida ni autocrítica, cayendo a menudo en el error contrario: como no es posible explicarlo todo, no se puede explicar nada; como el pensamiento no es omnipotente, es impotente; como durante mucho tiempo nos han impuesto formas de pensar rígidas y coercitivas, no hay que aceptar ninguna disciplina mental. La consigna implícita (y a veces explícita: Vattimo lo ha expresado en alguna ocasión con estas mismas palabras) del intelectual tardomoderno es: “Quiero poder pensar una cosa y su contraria”. Y la fórmula, una vez más, es atractiva, sugiere una envidiable situación de libertad mental absoluta. Pero es la misma libertad vacía --la libertad del vacío-- que reclama la paloma de Kant al quejarse de que el aire frena su vuelo.

Porque, en última instancia, ¿qué significa “pensar una cosa y su contraria”? Si nos referimos a contemplar todas las posibilidades y a emparejar cada tesis con su antítesis, no hemos inventado nada nuevo: es la vieja dialéctica de Hegel, directamente inspirada en el método científico y adoptada por Marx y Engels (de hecho, algunos tardomodernos en realidad son marxistas vergonzantes que en vano intentan matar al padre, cuando lo que hay que hacer es tragárselo vivo). Y si por “pensar una cosa y su contraria” entendemos pensar a la vez que dos más dos son cuatro y que dos más dos no son cuatro, entonces no estamos diciendo nada, la frase carece de sentido (es un “contrasentido”, una mera contradicción in términis); es una fórmula literalmente “insignificante”, puesto que no tiene ningún significado operativo, o tan siquiera propositivo.

No es casual la relación de amor-odio (o fascinación-rechazo) que a menudo mantienen los pensadores tardomodernos con la ciencia, cuya potencia parecen envidiar a la vez que repudian su rigor. Esta relación contradictoria no es más que un reflejo de las propias contradicciones internas del tardomodernismo, y a veces se manifiesta como apropiación indebida de la terminología y los modelos científicos (las burdas divagaciones topológicas de Lacan o la hueca retórica cientifista de Baudrillard son claros ejemplos de ello, por no hablar de la pedante y necia utilización de adjetivos como “entrópico”, “estocástico” o “gödeliano”, tan frecuente entre los intelectuales europeos de las últimas décadas).

Al igual que los surrealistas (también ellos hijos pródigos de Marx y de Freud), los tardomodernos pretenden librarse de todas las ataduras, de todas las reglas; pero, al contrario que los surrealistas, no quieren admitir que eso solo es posible en el inaprensible mundo de los sueños, en un paraíso trivial y regresivo en el que el pensamiento confunde la independencia con la incontinencia y, para poder creerse libre de decirlo todo, acaba por no decir nada.




Bueno, ya se que es un tochazo que no interesará lo más mínimo a nadie, pero desde mi punto de vista es espectacular. Poco que añadir. Una reflexión tremenda sobre las posturas filosóficas postmodernas. Aunque yo la amplio un poco más, ya que me rodea genteque sin tener ni puta idea de lo que son, comparte bastante preceptos de estas teorías. Me ha resultado muy gracioso. Yo no lo habría dicho mejor.

Por cierto, es muy curioso, el señor Carlo Frabetti es un escritor y matemático italiano, residente en España. Casi siempre escribe en castellano, y aunque yo lo he conocido hace muy poquito tiempo y apenas he leído unos cuantos artículos suyos, el caballero tiene una vida profesional sorprendentemente productiva. A parte de artículos de este estilo, tiene mucha literatura infantil y ha creado varios programas de televisión. Entre otros, y aquí lo curioso, la archiconocida Bola de Cristal. Lo dicho, curiosa la productividad y la variedad de disciplinas.

lunes, abril 16, 2007

Conductores Suicidas

Es curioso como el tiempo va reorganizando las cosas por más que nos empeñemos en que no sea así. Da igual lo que hagamos, lo que queramos hacer o lo que aparentemos, al final todos somos como somos... y la cabra tira al monte. De todas formas, hoy no me apetece reirme de lo que veo a mi alrededor, aunque cada vez sea más kafkiano, ni reprochar, ni reprochame, las gilipolleces que he visto o que he podido hacer. Y no me apetece sencillamente porque el tiempo ha tenido a bien el organizar las cosas a mi alrededor de forma que me llenen. Que me tengan contento. Que me hagan feliz.

Por primera vez en bastante tiempo creo que me he reencontrado con el equilibrio. Profesionalmente siento que avanzo. Cada día aprendo más, el mes pasado me subieron el sueldo, hoy me llaman para decirme que mi contrato pasa a ser indefinido, etc. Mi grupo, nuestro grupo, me gusta. Me gusta y además creo que se va acercando al buen camino. Estamos ahí. Y personalmente no podría ser mejor. Buenas compañías, muy buenas y muy buenos ratos.

Pero sobre todo, sobre todos, está ella. Por ella me despierto cada mañana. Y por fin, después de mucho luchar, después de muchas batallas, parace que hemos encontrado el equilibrio. Y no me equivoqué. Es todavía mejor de lo que esperaba. El resto de aspectos de mi vida dependen de este, por lo que también están bien.

Por todo esto no puedo más que reirme de cuando era un conductor suicida. De esa época ya no queda más que alguna cicatriz, algún recuerdo borroso y unos cuantos millones de neuronas menos. Hay quién se empeña en seguir viviendo ahí, en no evolucionar. Cada palo que aguante su vela.

Pues nada más. Como en el anterior post me dijísteis que era un pesimista, aquí pretendo demostrar que no. De todas formas, ahora que lo pienso, deicr que estoy bien es un suicidio en si mismo. Ya que de todos es sabido que una vez que lo dices, las cosas empiezan a joderse. Pero bueno, sobreviviremos.

Os dejo aquí un crítica que nos hicieron al concierto con Dark Moor. Voy a pasar por alto otra que hubo por ahí. Básicamente porque dudaba de mi espectacular belleza y porque en esta me ponen mejor xDD... A mi y a vosotros.

http://www.todoconciertos.com/cronicas2007/24-03-07.htm

Que lo disfrutéis. AH... y vosotros, ¿cómo estáis?

martes, marzo 13, 2007

Confesiones

“La armonía de nuestra mediocridad actual acaba haciéndome creer en los paraísos al revés. La ramplonería se nos ha metido de tal manera en las venas, que cuanto más banales, burdos e idiotas somos, más nos admiramos mutuamente”

Miguel Torga, Escritor portugués


Esto se suopne que tenía que ir de confesiones, de decir manías, actos o pensamientos inconfesables, o cualquier otra gilipollez que llevase, de la mano de la autohumillación, a la carcajada o a la leve sonrisa a todo aquel que se lo ocurriese leerlo. Juro ante la Biblia, la Constitución o cualquier otro folleto informativo que he intentado poner sólo seis, pero me ha sido imposible.

No sabía por donde empezar, así que he decido empezar mirando por la ventana, mirar la vida de mis congéneres, ya que, muy posiblemente comparta más del 90% de mis inconfesiones con ellos. Aunque no lo confiesen, valga la redundancia. El problema es que desde ese momento me he acojonado. Y me han empezado a salir confesiones por todos lados:

Confieso que me dan miedo los cobardes, que se escudan en la forma porque no se atreven a mirar al fondo, confieso que me aterra la ignorancia, porque (pon aquí la gilipollez que quieras) y aún así creemos que tenemos razón, confieso que acojonan los dobles raseros, y sobre todo los que se aplican uno para sí y otro para los demás, confieso que me dan miedo los delirios de grandeza, porque acabarán provocando que dos civilizaciones se hundan, confieso que me da miedo mirar hacia atrás, pero mucho mas hacerlo hacia delante, confieso que no me gusta casi nada de lo que veo en mi día a día, pero aún así no puedo apartarme ello, confieso que me asquéais, confieso que no he hecho nada por evitarlo... confieso que daría mi vida... por no ser uno de vosotros.

Me avergüenza veros y pensar que yo puedo ser como vosotros en cualquier momento. Me avergüenza saber que, casi siempre, yo soy peor todavía. Me asusta lo que me está costando escribir este post, y ver que vosotros habéis escritos seis "manías inconfesables" con cierto orgullo socarrón que no acabo de comprender. Me da miedo la falta de pelotas.

Me asusta cómo os vais tomar este post. Me da miendo que no lo entendáis, pero mucho más que lo queráis entender demasiado.

En definitiva, hoy, después de leer la frase en cursiva, no he podido pensar en ningún "defecto" mío si veros a vosotros ni en ningún defecto vuestro sin verme a mi. Me comprometo a poner mis seis manías más adelante. Hoy tenía algo más importante que decir.

Sirva esto como reflexión y... el que quiera entender...

viernes, febrero 23, 2007

Sólo es un chiste...

Me gustaría que vieseis esta imagen:

http://www.noccom.com/erdlc/cienciafe.jpg

Entiendo que pueda resultar más o menos graciosa, más o menos real o más o menos reveladora. Pero , personalmente, me parece de una veracidad demoledora, sin olvidar que es un chiste, y que como tal hay que tratarlo, es de una genialidad loable. Quizá frívola, sí, pero es que de forma habitual, la frivolidad, tan presente en humor, se encarga de enfrentarse a los problemas reales, en los que la espiritualidad y la meditación fracasan por falta de cojones.

Este dibujo mira a la cara a la fe. A ella y a los que la tienen. Y hace un análisis escueto pero exacto. Y eso me hace preguntar, ¿alguna criatura racional es capaz de tener fe y de convencerse a si mismo de que eso está bien? Tristemente la respuesta es que sí.

Si nos remontamos en el tiempo vemos que la fe fue casi una herramienta evolutiva. Cuando el hombre era más atrasado culturalmetne, por ignoriacia y miedo, necesitó fe, necesitó unas creecias mágicas que le hiciesen explicarse el entorno hostil que él no podía comprender. Necesitaba, como ahora, comprender. Y la fé le hizo poder "dominar" el entorno mediante la influencia en "fuerzas sobrenaturales" que le ayudaban si las tenía contentas. Pero se necesitaba más. Habían más preguntas y más miedo. La nimiedad e insignificancia de nuestras vidas con respecto al todo, la muerte, etc. Y también se usaron estas fuerzas sobrenaturales u otras voluntades para darles significado.

Más adelante se llegó al punto de la negación misma de la realidad, creando realidades distintas que tienden a una perfección inalcanzable en el mundo real. Otro lugares llenos de bondad y sin maldad ni sifrimiento. Desde este punto el hombre comezó a verse diferente en su raciocinio, a creese divino, superior al resto de animales. Esto llevó a que se explotase más está característica, abandonando la parte más irracional y cultivando más esta racionalidad. Se llego en ciertas religiones al dualismo cuerpo-alma, que impregó la fiosofía desde la escuela pitagórica a Platon, para llegar al cristianismo.

Así se llega a la conclusión de que la fe se puede considerar como una negación de todo lo que existe, de lo que es natural. El miedo y la busqueda de lo confortable, de lo fácil de aceptar y comprender. Alivia a las personas que no demuestran madurez mental suficiente como para hacer frente a la realidad y la complejidad de la vida. Por ello, alguién que quiera tener fe, desechará siempre la evidencia en favor de lo que se ajusta a su tunel de realidad particular.

Por eso no concibo a un humano completo que no se haya despojado de la fe.

Pero al fin y al cabo, esto es sólo una frivolidad, es sólo un chiste...

jueves, febrero 15, 2007

Heavy Metal Perfecto

Bueno, ya he actualizado mi cuenta a Google y estoy preparado para mi siguiente post. Por culpa de mi habitual holgazanería en temas informáticos, se me han escapado temas bastante interesantes como las palabras de Aznar o la reunión de Heroes del Silencio. Por otra parte tampoco me apetece poner un post mostrando mi opinión sobre algún tema delicado.

Tengo por ahí varios temas científicos, uno de ellos un artículo muy interesante, pero estoy un poquillo espeso. Así que al final me he decido por un post musical. Y es que he descubierto al grupo de heavy metal perfecto. Un grupo compuesto por un batería y 5 vocalistas. Sin más instrumentación. ¡Por fin nos libramos del lastre del heavy metal! ¡Por fin un grupo de heavy metal sin guitarras! (Hola Tomás)

Jejejeje... no, ahora en serio. Es un grupillo curioso. Power Metal, obviamente, no me veo a un grupo que lleve el rollo de Saxon, por ejemplo, sin una guitarra. Pero yo que se, suenan bastante bien, empalagosos y huecos, pero infinitamente mejor que grupejos como Rhapsody o Sonata Arctica. De hecho en este grupo se escuchan más las guitarras que en cualquiera de los otros dos, y mira que es jodido.

Se llaman Van Canto, son alemanes y el tema en cuestión se llama "The Mission". No os esperéis nada del otro jueves, es un grupo curioso y que sorprende así de primeras, nada más. Aquí os dejo el link:

http://www.youtube.com/watch?v=6F9aJuHJE80

Nada más por ahora, prometo una actulización pronto. Por lo demás, comentado lo que queráis sobre este grupo o cualquier otro que os parezca curiosillo.

martes, enero 30, 2007

21 Gramos

He aquí otra serie de post. Este tipo de post lo tengo en mente desde hace tiempo. Si a eso le unimos que llevo unos días poco lúcido y no se que escribir, vamos a tirar de documentación y vamos a hacer un favor a la razón.

Todos sabéis que me gustan las ciencias en general. Unas más que otras, pero a todas les encuentro cierto encanto. También sabéis que no me gustan las gilipolleces. Si unimos estas dos cosas no damos cuenta que habítualmente la razón y la ciencia desmontan las gilipolleces. Y de eso van a ir estos post. Vamos a intentar desmontar leyendas urbanas, creencias absurdas, espiritualidades, etc.

Por supuesto se aceptan otras opiniones, como siempre. De cualquier tipo. Pero os recuerdo que no me gusta discutir sobre obviedades.

Empezamos: "Está desmostrado científicamente que perdemos 21 gramos justo al momento de morir. Todos, sin excepción, los perdemos. ¿Es el peso de nuestra alma?"

Bien, pués por lo cojones está demostrado. Un engañabobos más.

Prueba científica: http://www.escepticospr.com/Archivos/21%20gramos.htm

Si queréis podéis sugerir temas de este tipo para que sean rebatidos (o no) científicamente. Si preguntáis me comprometo a reponder y documentar si lo sé y a buscarlo si no lo sé.

martes, enero 23, 2007

Soy Astaroth, soy Belial, soy Lucifer...

"Para ser satánico, tengo que creen en Satán, o concretamente Lucifer, ángel caido por designio de Dios. Si creo eso, por narices, tengo que creer en el cristianismo. De esos hay que distingir entre los que creen el en cristianismo, pero adoran al diablo, ellos sabrán por qué, y aquellos que dicen que creen en el diablo pero no en Dios, se contradicen. Además de ser normalmente gente que va con lo justo para pasar el dia (esta es una opinion mia de estos ultimos, generalizada por supuesto).

Ser satanista, es ser seguidor de Alister Crowley. Hoy en día máss concretamente ser seguidor de la iglesia de Satan del señor Anton Szandor LaVey, religión que está registrada oficialmente como ante el gobierno de Estados Unidos desde el 30 de abril de 1966.

Cuando se escucha la palabra "Satanismo", la mayoría de la gente se suele imaginar una religión que adora a un dios del mal, lo cual es completamente falso, ya que un satanista auténtico sólo se "adora" a él mismo. No creen en ningún dios sobrenatural, sea este bueno o malo. Por lo tanto se puede considerar al satanismo como una filosofía atea.

Los principios del satanismo pueden resumirse en los siguientes puntos:

1. "Satán", para los satanistas, no es un dios ni tampoco un ser pensante, sino simplemente una imagen simbólica de la fuerza que controla y mantiene el equilibrio de todo el universo. Vivir como satanista quiere decir entonces, vivir según las reglas de la naturaleza, buscando satisfacción material, emocional e intelectual.

2. Disfrutar la vida lo más intensamente posible, pero de una manera responsable, es decir, sin olvidar las lecciones del pasado y sin dejar de considerar las consecuencias de nuestros actos.

3. Desarrollar al máximo las habilidades personales.

4. Tratar a las demás personas de la misma manera que ellas lo tratan a uno, en otras palabras, ser bondadoso con los que nos ayudan, pero implacable con nuestros enemigos.

5. Toda persona debe aceptar las consecuencias de sus acciones. Sólo se debe ayudar a los que realmente lo merezcan. Los parásitos sociales deben ser abandonados a su propia suerte y los criminales deben ser castigados con la misma severidad con la que perjudicaron a sus víctimas.

6. Respetar a los animales y matarlos sólo en casos de defensa propia o para usarlos como alimento.

7. No hay nada sobrenatural. El universo entero consta solamente de materia y energía, pero existen fenómenos y tipos de energía que la ciencia moderna no ha podido aún explicar y que forman el fundamento de la auténtica magia satánica.

8. Al ser el satanismo una filosofía extremadamente individualista, se deduce que un satanista debe juzgar a otras personas sólo en base a sus virtudes y defectos de carácter personal, pero nunca en base a su raza, nacionalidad, estado de salud, sexo o la religión de sus antepasados.


9. Los satanistas respetan las leyes de los países en que viven, siempre y cuando éstas no atenten contra las libertades personales, y rechazan cualquier tipo de conducta criminal o asocial."


Lo siento, no tengo la bibliografía. Lo intentaré encontrar.


Como en el post sobre el cristianismo os ví un poco perdidos (a unos más que a otros) en este tema, o spongo este post. No busca la opinión ni el debate, aunque como siempre podéis comentar lo que queráis. Cómo veis, el satanismo tiene más de filosofía que de religión. A mi personalmente me gusta bastante como afrontar ciertos temas, aunque creo que sigue pecando de un misticismo innecesario. Si habéis leido algo de filosofía de los últimos siglos (... XVII, VXIII, XIX... ) veréis reminiscencias del amoralismo o el vitalismo. E incluso algunos toque nihilistas. Aunque principalmente yo la veo como una filosofía humanista.

Espero que os sirva de algo. Y si a alguien le interesa el tema, que nos cuente lo que quiera.

miércoles, enero 17, 2007

Estamos perdidos...

Me decía un compañero de trabajo que tiene hijas de mi edad, que confía mucho en la juventud, que deberíamos hacer algo grande, porque la situación es insostenible. Políticos que pierden el rumbo, vivienda inaccesible, sueldos precarios... situación agónica. Él opina que necesitamos un nuevo Mayo del 68. Y me ha hecho pensar.

Me ha hecho pensar... y me ha hecho gracia. Me parece "gracioso" que a día de hoy Francia tenga disturbios y manifestaciones por un primer empleo decente o por una vivienda digna. Que se vean calles y calles llenas de jóvenes preocupandose por eso. Y no me refiero a los típicos despojos sociales que todos conocemos, que los habría, sino también a esa juventud competente que tampoco tiene accceso a esos derechos primarios. Me parece gracioso que esto sea así, pero aún más gracioso es que si miramos en nuestra piel de toro, las últimas y únicas manifestaciones que recuerdo a la juventud en bloque... son para reivindicar el botelleo o botellón, como queráis.

Y no puedo evitar pensar, hacerme preguntas. ¿Será que los gabachos, desde la Revolución Francesa, tiene el monopolio sobre las manifestaciones por causas nobles? ¿No será que somos unos gandules? ¿O es que somos directamente gilipollas?

Yo creo que es algo cultural. No me refiero a la cultura folclórica de un lugar o grupo social. Tampoco me refiero a la sabiduría, útil o inútil, o conocimientos sobre multitud de temas. Hablo más bien de una educación de base, de unos valores adquiridos desde la niñez. No hay por qué ser un lumbreras, pero hay que tener un poco de amor propio. Todos deberíamos tener la avidez de crecer como persona en todos los aspectos, porque el crecimiento individual es la base de un crecimiento social y, por ende, cultural.

Envidio la posición de otros países. Los países escandinavos son todo un ejemplo de sociedad que está varios años por delante de la nuestra. Pero hasta los mismos franceses, con su todo su chovinismo, son capaces de luchar por cosas que nosotros ni imaginamos. Y claro, así estan esos países, y así estamos nosotros.

Personalmente siento vergüenza. No me malinterpretéis, no es porque no nos manifestemos apelando al "espíritu de Mayo del 68", eso me da igual. Lo que realmente me apena, es que al 90% de nuestra generación ni siquiera le suena que es eso de Mayo del 68. Pero, ni eso, ni casi nada de casi nada. Y eso si que es triste.

Casi parafraseando a unos grandes, os digo que el problema no es que rechacen saberlo, es que no se les ha ocurrido. Estamos perdidos...

lunes, enero 15, 2007

Relativismo, integración y demás lindezas...

Unni Wikan, a professor of social anthropology at the University of Oslo, in 2001 said that “Norwegian women must take their share of responsibility for these rapes” because Muslim men found their manner of dress provocative. The professor’s conclusion was not that Muslim men living in the West needed to adjust to Western norms, but the exact opposite: “Norwegian women must realize that we live in a Multicultural society and adapt themselves to it.”



Bonita reflexión. Resumiendo dice que, en Noruega, unos musulmanes han violado a unas chicas, y según una profesora de atropología de la Universidad de Oslo, la culpa es de las chicas, porque deben comprender que para los musulmanes las ropas que llevaban podían resultar provocativas y ofensivas. Lo que hay que leer.

Suelo ser fiel a mis creencias, convicciones y pensamientos salvo que me convezan de lo contrario, y siempre he pensado que el neo-relativimo y el buen rollismo promulgado por algunos sectores de la sociedad y en especial de la juventud, sólo nos lleva a cosas como estas. Por defender una sociedad multicultural, por la integración, por el "respeto", pasamos por encima de los derechos humanos, y culpabilizamos a las victimas de una violación del propio delito. ¿Sociedad multicultural? ¿A qué precio? ¿Pagamos con los derechos humanos? Desde luego, así no me van a convencer para que cambie de opinión.

Pero lo más grave es que esto no es el delirio de una loca, sino que hay una corriente de pensamiento, partida del comunismo y del relavismo más extremo, que lleva promulgando esto mismo desde hace algunos años. Se ampara en que todas las culturas son igual de válidas, que ninguna es mejor que otra, y que todas deben ser respetadas.

Pués lo siento. Pero me niego a respetar una cultura retrógrada, machista, sexista, trasnochada y violenta. Ya sea en occidente o en su nación de origren. Y no es una cuestión de raza o color, a mi me dan el mismo asco todas las razas. Es una cuestión de humanidad y cultura.

¿Respeto para todo? No, gracias.

domingo, enero 14, 2007

Dinero, dinero...

"Por favor, no me malinterpretéis. En un sentido general, no me importa mucho el dinero. Eso no significa que sea uno de esos tipos que trabajan gratis, ni nada por el estilo. Cobro por mis servicios, aunque no sean gran cosa, y me enfado cuando creo que alguien tiene una deuda conmigo. Pero, al mismo tiempo, creo que puedo decir con toda sinceridad que nunca voy detrás del dinero. Nunca he hecho nada que no haya disfrutado haciendo, al menos un poco, sólo por tener algo de pasta. Alguien como Paulie, por ejemplo -y me lo ha dicho él mismo infinidad de veces-, pasa la mayor parte de sus horas despierto ganando dinero, o pensando en la manera de ganarlo. Paulie puede hacer cosas desagradables -incluso cosas inmorales-, pero si al final se hace con un suculento talón, le importa un comino haber tenido que hacerlas.

Pero en lo que a mí respecta, sencillamente no soy así. Estoy hecho de otra pasta. La única cosa buena que le encuentro al dinero, el único aspecto positivo de algo que por todo lo demás es bastante vulgar, es que puedes usarlo para comprar cosas.

Y las cosas, en su conjunto, me gustan mucho."



"Una Noche de Perros" - Hugh Laurie


Y es que el dinero es lo que es, ni más ni menos. Tan despreciable, por lo que a veces nos hace hacer, como necesario, para que podamos hacer otras muchas cosas. No es más que otra forma de trueque, de intercambio de propiedad, pero que por su propia naturaleza, tiene unas connotaciones tan positivas si te sobra como nefastas si escasea.

Personalmente me identifico con este párrafo que acabo de fusilar del libro que tengo entre manos. No me importa en exceso el dinero, pero me gusta tenerlo cerca. El problema viene cuando te gusta vivir con dinero sin tenerlo. Ahí es donde comienzan los problemas porque, o te conviertes en un chupóptero para vivir del dinero de los demas o en un hijo de puta, para vivir del tuyo, ganado, por supuesto mediante artes no excesivamente morales.

No me gustáis, ninguno de los dos tipos, y conozco a más de uno, que conste. ¿Vosotros dónde estáis? ¿Puede con vosotros el poderoso caballero? No sé por qué, pero me da que me imagino...

lunes, enero 08, 2007

... Aunque sepa que miente, aunque sepa que es falso.

No me gusta que me mientan. Si, ya se que soy un tipo raro, pero ya vés tu, tengo mis manías, y una de ellas es esta. A pesar de lo que pueda parecer, o de lo que se pueda pensar, yo miento más bien poco. Y además, si lo hago, intento hacerlo bien. Encima de que me mientes hazlo con arte, ostias, se un buen cuidadano. Además todas las mentiras no son iguales. No es lo mismo mentir sobre la hora que sobre una violación. Los actos son tan importantes como las consecuencias que provocan, y, obviamente, las consecuencias no son las mismas. Personalmente prefiero una mentira sobre algo grave pero que esté bien hecha, a una mentira sobre una soberana estupidez y que sea tan mala, que la cara de gilipollas no se te quede así por la mentira, sino por el hecho de que prueben a colartela con algo tan absudo que necesariamente tienen que pensar que eres subnormal profundo para intentarlo.

Al fin y cabo, ¿qué es una novela sino una mentira bien contada? La mayoría de cosas bonitas que ha hecho el hombre en su vida se basan en la mentira. En crear ilusiones a otras personas, crear historias que no son reales, crear mundos, ambientes, arte... la misma creación es una especie de engaño a los sentidos para que encuentren la belleza en cosas que por si mismas quizá no lo tengan. Esta forma de mentir tiene, incluso, perdón. Otras no.

Ya he dicho al principio que no me gusta que mientan. Y menos por gilipolleces. Y menos que piensen que soy tan gilipollas que no me entero. Que me haga el loco no quiere decir que no me entere, simplemente me reconforta más no hacer caso o realmente creerme lo que me diga alguien que me importa lo mismo que la gramática lapona, a tener que estás sufriendo una conversació descafeinada o tener que afrentar a alguien para que salga a relucir su mentira. Aún así, si la mentira me toca las pelotas puedo devolverla perfectamente y si me importa poco puedo ser bastante impertinente. Supogno que no pasa a todos.

A pesar de todo, la peor forma de mentir que conozco es... decir siempre la verdad. ¡Guau! Menuda paradoja, ¿eh? Pués no. No hay nada peor que engañarte a ti mismo creyendo que haces el bien porque haces lo moralmente correcto. No se siempre lo corrrecto está bien. Ir por la vida con un patrón de conducta condicionado por unos férreos principios o una moral inamovible hace que te auto-suprimas como persona ya que pierdes toda posibilidad de adaptarte a la situación según esta lo requiera. Además acabas desquiciado ya que o terminas traicionando tus principios o acabas con doble personalidad porque ellos mismos son contradictorios.

Así que por más que me moleste y más que nos joda no podemos despreciar la mentira. Es intrínseca al ser humano. Todos lo hemos hecho y todos lo volveremos a hacer. Y el que diga lo contrario... miente.

Y ya sabéis... todo el mundo miente.