viernes, diciembre 15, 2006

Calma y Tranquilidad

El estrés es un compañero de viaje incómodo y la preocupación es la puta que lo alenta a estar encima de ti ofreciéndole placeres mundanos sólo por que te mantenga taquicárdico y con un nudo en el estómago. Son insaciables, pero... nosotros hemos aprendido a domarlos. ¿Cómo? Pués con calma y tranquilidad. Relajándonos.

Hay a quién le da por hacer deporte, a otros les gusta hacer una escapadita, hay quién se va a un balneario, hijos de puta que pegan a sus mujeres, pelones que dan palizas en nombre de la pureza de raza. Hay quien crea y quien destruye. Personas que ocupan su tiempo con mil absurdas aficiones y otras que prefieren meterse en la cama, hacer una coraza con las sábanas y despedirse temporalmente del mundo. Conozco lo que es emborracharse hasta caer y, por desgracia, también sé lo que es intentar escoderte detrás de una montaña de blanca. Hay miles de formas, pero todos buscamos lo mismo... relajación.

Puede sonar raro, pero aquí, el menda, se relaja pensando. Exacto, pensando. Ni más ni menos. Dándole vueltas a las cosas, reflexionando. De cosas importantes o de auténicas gilipolleces. De cosas que me afectan y de otras que me importan lo mismo que la próxima película de Brad Pitt. Ya sé que puede parecer absurdo. ¿Te relajas dádole vueltas a lo que te preocupa? Pués si. Es como intentar vencer el vértigo montandote en una noria, pero a mi me funciona. Además, a veces hasta soluciono cosas y todo. Pero si no, como ahora, al menos acabo en la gloria. Pensad, chicos, pensad.

6 comentarios:

Tomás dijo...

Procuro hacerlo a menudo, aunque más por un entretenimiento pasajero que por relajación... yo cuando me estreso cojo la guitarra y compongo.
Un besito.

PD: Calma y Tranquilidad, eh?

pamkiller dijo...

Pues nada, echaré mano de la plantita que tengo ya casi seca en el armario que a mi también me apetece relajarme xD

Saludotes!

Vicen Dio dijo...

:-)

Eso es otra razonable opción, señorita Pamkiller.

Que usted la disfrute ;-)

Un beso

Raul dijo...

Desde cuando esto es un blog de reflexión, de filosofía y de buenas maneras? Estás perdiendo fuelle, Vicen... la edad te está madurando, jeje.

Yo creo, sinceramente, que lo que más me relaja es un buen orgasmo (supongo que como a todos). Esos minutos, los inmediatamente después de un buen orgasmo, currado y sin prisas, eres un hombre feliz. Aparcas los problemas, los jaleos y demás... lástima que no dura demasiado, apenas 15 minutos, que es cuando tu pene vuelve a estar en funcionamiento y de paso, tu otra cabeza. Las drogas, el deporte o la música hacen un efecto parecido y son buenos sustitutivos del orgasmo (y fijaros que he utilizado en todo momento la palabra orgasmo, no "sexo". El sexo puede llegar a extresar sobre manera en según que contextos).

Ale, me he puesto yo tb reflexivos... mmm, que ganas de echar un polvo. Vicen, qué estás haciendo ahora? En mi casa no hay nadie... :P

P.D: Al principio, con el título, he pensao que era un post dedicado al gran Tomás, todo calma y tranquilidad...

Vicen Dio dijo...

Desde hace algunos dias he decido darle este giro al blog. En un principio la idea fue esta, pero me perdí en gilipolleces y depués estuve varias eras sin escribir.

Ahora he vuelto e intento recuperar el espíritu original del blog. A ver lo que dura.

Además, si, me estoy haciendo viejo xDD

Un beso

mer (lydia) dijo...

jajajaja, que máquina ese raul con lo del orgasmo