jueves, octubre 26, 2006

Manual de acoso y derribo (Parte II)

Hola mis fieles lectores, ¿preparados para la caza? Espero que si. Para los que tengan la memoria de un pez, os refresco el tema: ayer o, a lo sumo, el día anterior, os leísteis y jocoso y divertido post en, este, nuestro blog y el de todos los españoles. El post no era ni más ni menos que una clase magistral para desvelaros mis secretos de Don Juan y os estaba gustando muchísimo. ¿Recordáis ahora?

Dejamos el tema en uno de los puntos clave, le preguntamos a la víctima en cuestión por su, más que posible en el caso de estar buena, novio. Esta pregunta es clave, ya que condiciona todo nuestro futuro ataque. Estad atentos. Retomamos.


3.4. Misil 4: Critical Condition

Aquí se barajan cuatro opciones, otorgándonos en el mejor de los casos una tasa de éxito del 49%. Estamos en la primera situación crítica de la batalla. En función del potencial enemigo, nos replegaremos o atacaremos con más fiereza. No vamos a tener más información que la que podamos conseguir:


· Mi novio está en la barra, lavabo, guardarropa ...

PROCEDURE: Pues nada, dile que es muy afortunado.


· Mi novio no ha salido. Tiene exámenes y no sale.

PROCEDURE: · Vaya, ¿y te deja a ti solita por estos mundos de Dios?

· Si. Ya me sé cuidar sola. En esta fase se entra en un rifi-rafe imprevisible de consecuencias imaginables, que por aleatorio queda fuera de nuestro análisis.


· Mi novio no ha salido. Tiene exámenes y no sale.

PROCEDURE: · Vaya, ¿y te deja a ti solita por estos mundos de Dios?

· Bueno, es que últimamente no vamos muy bien. Nos peleamos mucho, el quiere salir con sus amigos...

· ¿Prefiere salir con sus amigos que contigo? Debe estar loco...

· Ya sabes como sois los chicos...

· No todos. Yo por ejemplo, y no es para hacerme el bueno, cuando estoy con alguien lo es todo para mi. ¡Ojo! le doy toda la libertad del mundo y tal, pero para mi ella es lo más importante... Tras esta ruin sarta de mentiras lamentable y condenable, nos hallamos en un escenario peligroso. Dependerá del buen hacer del soldado el éxito o el fracaso de la incursión.

El comité quisiera recalcar la voluntad mal maquillada de la víctima de buscar jaleo, o bien que necesita un psicólogo (y éste no es nuestro trabajo). En situaciones de esta índole la profesionalidad y las tablas del soldado le darán la victoria. Es un marco en el cual un soldado de infantería probablemente perecerá.


· No, no tengo novio

PROCEDURE:

1. Mantener la calma. Que no se os ponga la picha tiesa.

2. No os confiéis: que el enemigo no tenga artilleria pesada no significa que la batalla esté ganada. La concentración a tope SIEMPRE.

3. No la invitéis a una copa. Aparte del menoscabo de liquidez que significa (por lo cual ya podría ser descartado de oficio), da la impresión de que esto sea una barra americana y por tanto ella la puta.

El comité recomienda proceder como sigue:



3.5. Misil 5: El Fino Estilista (fase crucial)

· No, no tengo novio.

· ¿Qué no tienes novio? No me engañes mujer, que no estoy ciego...

· Te lo digo en serio. (EMERGENCY)

El manual del comité habla de 3 estrategias puras, e infinidad de estrategias mixtas. Nos centramos en las primeras (de menos a más agresivas):


· Estrategia 1: El vuelo de la gallina

Pues nada: ir mareando la perdiz con más o menos estilo hasta que caiga (-- En realidad se desconoce los pormenores de la táctica al no haber sido aún utilizada--) .


· Estrategia 2: El Imperio contraataca

· Y dime: ¿cómo es posible que una chica tan tremendamente guapa y simpática no tenga novio?

· Es que... - en este momento nos explicará algún dramón lamentable y tedioso que no vamos a escuchar; con toda probabilidad poniendo a parir a los tios: son unos egoístas, me han hecho mucho daño, ya no me fio de nadie...). No obstante, finjamos gran atención, ladeemos la cabeza periódicamente, vayamos asimismo afirmando también con la cabeza cuando se indigne, frunzamos las cejas cuando haga frases largas, y cojámosla suavemente del brazo fingiendo que tenemos dificultades para oir de lejos lo que nos dice, que nos parece muy interesante.

Seguirá la conversación por cauces que ignoramos (no olvidemos que vamos muy bebidos) hasta que en un instante de silencio (descontando la música máquina que nos está matando) fingiremos que vamos a decir algo pero que nos lo callamos. Es un gesto muy técnico y requiere gran práctica.

· ¿Qué ibas a decir? - preguntará la inocente y potencial víctima.

· No, nada ... me ha venido una cosa a la cabeza ...

· ¿Qué era?

· Te iba a decir una cosa pero es igual ...

- MASTER CAUTION!!! En este momento una tía, a no ser que sea tonta de capirote, ya sabe cual es la situación. Si no re-pregunta, a sudar un rato más, si re-pregunta:

· Venga, dímelo - dice la pobre.

· Es que soy muy tímido ... de verdad que da igual, XXX (-- Es muy importante acabar las frases diciendo su nombre. No cada vez pero una de cada dos o tres. Da un trato más personalizado, que al fin y al cabo es lo que buscamos ... Si la cosa va a mayores podremos llamarla cielo, cariño, etc, y olvidarnos definitivamente de su nombre.--)

(-- En esta fase tan tensa, es muy importante NO levantar la vista por la discoteca, ya que si se establece contacto visual con un amigo invariablemente nos vamos a descojonar de risa lo que retrasará, o incluso abortará la misión que nos fue encomendada.--)

· Dímelo, venga, no seas tímido...

· Joder ... odio estas situaciones ... pues eso, que...



Y aquí lo dejamos por hoy. Es el segundo punto crítico. Aqui le vamos a lanzar hasta las cenefas de la cocina. Mañana la tercera parte.

Y opinad COJONES, que seguro que habéis tenido alguna batallita con una tía.

2 comentarios:

Vicen Dio dijo...

La cosa va tomando cuerpo. No se si sois conscientes del poso de sabiduría milenaria que estoy compartiendo con vosotros.

Se admiten preguntas y dinero.

Un beso

Vicen Dio dijo...

Bueno, viendo el éxito que ha tenido esto (ya veo lo que os importa follar), voy a acabar.